miércoles, 7 de marzo de 2012

Tipos de Filtros Percoladores

• Entre los Tipos de filtros percoladores tenemos los siguientes:
1. Filtros de baja carga Corresponden a Filtros lentos en los cuales el agua hace un sólo paso a través del filtro, con cargas volumétricas bajas, permitiendo además una nitrificación relativamente completa. Este tipo de filtro es seguro y simple de operar. Producen una composición del efluente bastante estable, pero crean problemas de olores y moscas.
2. Filtros de alta carga Emplean la recirculación para crear una carga hidráulica más homogénea, diluyendo por otra parte la DBO influente. El porcentaje de recirculación puede llegar a 400%. Este sistema de filtración tiene una eficiencia tan buena como la de los filtros de baja tasa, y evita en gran medida el problema de moscas y de olores. 3. Filtros percoladores convencionales o de tasa baja Este tipo de unidades se diseña para recibir cargas orgánicas que varían entre y 0.4 kg de DBO5/(día*m3)de volumen del filtro. La carga hidráulica puede fluctuar entre 1.0 y 3.7 m3/(día*m2) de superficie del filtro. En general este tipo de filtro no utiliza recirculación para mantener una carga hidráulica constante. La dosificación de las aguas residuales se hace de manera un poco intermitente y puede presentar problemas de operación durante las horas de la noche cuando el caudal es muy bajo. Si el periodo entre las dosificaciones es muy largo se pueden presentar problemas de secamiento de la bio-película, con lo cual se deteriora bastante la eficiencia del filtro, por lo que se recomienda que estos periodos secos no sean mayores de 1 - 2 horas. El rango de eficiencia en la remoción de DBO5 de este tipo de filtro se encuentra entre el 80 y 90%. Este tipo de filtros se construye normalmente con piedras de canto rodado de 5 y 10 cm de diámetro con profundidades que oscilan entre 1.8 y 2.4 metros. En la mayoría de las unidades que cumplen tales características sólo la porción superior del lecho (los primeros 0.8 - 1.5 m) tiene un recubrimiento biológico considerable. Por lo que la parte inferior del filtro puede estar poblado por organismos autótrofos nitrificadores que convierten el amoniaco a nitratos, lográndose así un buen grado de nitrificación en el sistema.
4. Filtros de tasa intermedia Las cargas hidráulicas y orgánicas que se aplican a los filtros convencionales pueden aumentarse un poco experimentando una reducción significativa de la eficiencia en el proceso de remoción de materia orgánica, encontrándose esta entre el 50 y 70%. En este tipo de unidades la nitrificación se presentar de manera parcial, y en ocasiones se suele inundar el lecho por el excesivo crecimiento biológico el cual obstruye el flujo de agua residual. Esta situación puede remediarse utilizando un medio filtrante de mayor diámetro. Las profundidades del reactor oscilan entre los 1.8 y 2.4 metros. Las cargas orgánicas que se aplican al filtro pueden variar entre 0.24 y 0.48 kg de DBO5/(día*m3), y las cargas hidráulicas entre 3.7 y 9.4 m3/(día*m2), considerando la recirculación, la cual se usa frecuentemente en este tipo de filtros, pero cuya tasa máxima es de 1. 5.5. 5. Filtros de tasa alta En este tipo de filtros se incrementan considerablemente las cargas orgánica e hidráulica que se aplican al lecho, con lo cual su eficiencia en la remoción de materia orgánica es más baja comparada a los filtros de tasa baja, encontrándose esta entre el 65 y 85%. Se llega a presentar poca nitrificación en el proceso. Se las suele utilizar como unidades de primera etapa antes de otros procesos biológicos o antes de filtros percoladores de segunda etapa. Las profundidades del lecho son por lo general menores (0.9 – 1.8 m), y siempre se utiliza la recirculación para garantizar una carga hidráulica constante, cuya tasa está entre 1 y 2. Las cargas orgánicas varían entre 0.32 y 1.0 kg DBO5/(día*m3) de lecho y las cargas hidráulicas entre 9.4 y 37.0 m3/(día*m2). 5.6.
6. Filtros de tasa super alta Con la aparición en el mercado de material filtrante plástico con una alta superficie de contacto, se comenzó a investigar la posibilidad de incrementar considerablemente las cargas hidráulica y orgánica que se le podían imponer a los filtros biológicos. Además las características físicas del medio filtrante permitían variar las condiciones estructurales de diseño, haciendo posible aumentar la profundidad de los lechos. Como resultado, se tienen en operación unidades a las cuales se les puede aplicar unas cargas orgánicas que varían entre 0.8 y 6.0 kg de DBO5/(día*m3), con cargas hidráulicas entre 14.0 y 84.0 m3/(día*m2). A pesar de presentar mayores cargas orgánicas e hidráulicas, la eficiencia del proceso es equivalente al de los filtros de tasa alta, encontrándose esta entre el 65 y 80%. Además, se llega a presentar poca nitrificación en estas unidades. Este tipo de filtro percolador se puede utilizar para el tratamiento de aguas residuales con altos valores de DBO5 y como unidades de tratamiento preliminar antes de otros procesos biológicos. Pueden diseñarse para profundidades entre 3.0 y 12.0 metros. La tasa de recirculación de este tipo de filtros no varía respecto a los de tasa alta manteniéndose en un rango de 1 a 2

 Stefhany Breuker

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada